30 de mayo de 2012

Tardi

Puta Guerra.

Jacques Tardi es un consumado artista, principalmente dibujante pero muchas veces guionista de sus obras, que tiene una larga carrera a sus espaldas en el mercado europeo despuntando allá por los años 70.

Entre sus obras mas famosas destacan El grito del pueblo, o las sagas de personajes como Adele Blanc-Sec o Nestor Burma. Personalmente no me termina de convencer como guionista y su dibujo tampoco me atraía especialmente por lo que había pasado de largo de sus trabajos.

En 2010 Norma publica Puta Guerra, con guión de Verney ambientada en la I Guerra Mundial y me decidí a comprarlo, leyendo uno de los mejores cómics anti bélicos que me he echado a la cara.


Mira que contentos van!!



La historia nos va a narrar toda la guerra en el frente occidental desde el punto de vista de un soldado francés que se ve inmerso en esta locura, con una visión muy cínica y agria de los sucesos por los que va asistiendo. Desde la euforia inicial hasta el terrible desenlace.








Con un protagonista casi ausente en las viñetas, que actúan mas bien como narrador en retrospectiva, vamos asistiendo poco a poco al desencanto y el horror ante lo que se intuía como una campaña corta y que termina en la terrible guerra de trincheras.




Poco a poco el horror, el pesimismo y la certeza de que una muerte aleatoria y atroz es cuestión de tiempo, calan en el ánimo del lector que no puede evitar sobrecogerse ante determinadas viñetas o comentarios.





No queda títere con cabeza y finalmente se instala una sensación de profunda tristeza, inútil brutalidad y pena infinita por lo pobres diablos metidos en esa pesadilla de la que no pueden escapar salvo mutilados o muertos.






Hay momentos que verdaderamente cuesta seguir leyendo. Hasta el color va desapareciendo según avanza la guerra.





En fin, en mi opinión un cómic soberbio, aunque he leído malas críticas en comparación con otras obras suyas, para mí es exactamente al contrario. 

Como las buenas películas bélicas (bueno anti bélicas) tiene momentos muy duros y una sensación de tristeza que, al final, invita a una profunda reflexión y que deja un buen sabor de boca al lector. Sin duda lo recomiendo a los que les guste el género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada