22 de marzo de 2013

Las muy ricas horas del duque de Berry


Primavera.


Ayer empezó oficialmente la primavera,  personalmente mi estación favorita por lo bonito que se pone el campo, el aumento sensible de las horas de luz y la suavidad de sus temperaturas.

Tengo la fortuna de no padecer alergias que martirizan a mucha gente por esta época. La verdad es que este invierno se me ha hecho especialmente pesado, mucho frío, mucha lluvia y mucho viento (que no lo soporto), en general acorde a los tiempos plomizos que estamos viviendo; a ver si la luz primaveral me anima un poco...

Bueno con la entrega de las tres láminas dedicadas a los meses de primavera de este maravilloso códice medieval cierro el círculo que empecé el verano pasado y es que a lo tonto queda poco para que este blog cumpla un año!! (parece mentira)... 




Abril. Los señores y sus damas se animan a salir a disfrutar del campo una vez calmados los rigores del clima.... es tiempo de ligar y de lucir vestidos nuevos...





Mayo. Fiesta por todo lo alto... sigue la exhibición de ropajes y galanteo, y es que los señores siempre han sabido montárselo muy bien... hasta coronas de flores nos llevan los amigos...




Junio. No lo pasan igual de bien los campesinos... claro!! alguien tiene que trabajar; eso si por lo menos mas ligeritos de ropa que el calor empieza a apretar... 



Bueno como lámina especial para cerrar las doce que forman este fantástico calendario del siglo XIV, con sus constelaciones, signos zodiacales y horóscopos de la parte superior el códice incluye una lámina denominada "El hombre anatómico" cuajada de símbolos del zodiaco, lo que demuestra la obsesión por la astronomía rudimentaria que se vivía en la época...






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada