3 de febrero de 2013

El castillo en el Cielo

Ha sido un fin de semana muy agitado que no me ha dejado tiempo para casi nada; aún así tenía guardada una carpeta con imágenes para otra entrada de cine de animación que vamos a tratar de aprovechar.  

Os presento esta fabulosa película de los estudios Ghibli que data de nada más y nada menos que de 1986 y que la firma, como no, el gran maestro de la animación japonesa Hayao Miyazaki. Su título original es "Laputa, el castillo en el cielo", nombre que por desgracia tiene una traducción muy desafortunada en nuestro idioma para el público infantil; y que creo que en parte es la causa de su escasa promoción. De hecho la versión antigua modificó el nombre por Lapuntu, por una vez creo que acertadamente. Las nuevas versiones recuperan el nombre original de Laputa lo que es un error que la condena para siempre.




Bueno al margen de este fortuito pero decisivo asunto, lo que tenemos entre manos es una de las mejores películas del autor de La princesa Mononoke, El viaje de Chihiro o El castillo ambulante. Reúne como siempre todo un conjunto de valores de exaltación de la amistad, perseverancia frente las adversidades y honestidad personal, que siempre hacen muy recomendables estas películas al publico al que van dirigidas, principalmente infantil, pero que al ser valores eternos hacen que los mayores podamos disfrutarlas tanto o más si cabe que los pequeños.





  

La película nos va a contar las aventuras de Sheeta y Pazu en su búsqueda por la misteriosa  isla flotante de Lapuntu, leyenda de tiempos pasados, en la que casi nadie cree ya y que supuestamente encierra tesoros y secretos fabulosos.

La película arranca de forma trepidante cuando la joven Sheeta se precipita al vacío desde una gran aeronave al tratar de huir de sus captores, afortunadamente posee un misterioso colgante mágico que la permite flotar suavemente hasta posarse en el suelo donde es recogida por Pazu, un espabilado muchacho de un pueblo minero.

Precisamente ese colgante es lo que ambicionan los malvados agentes del gobierno encabezados por el siniestro coronel Muska y también la banda de piratas capitaneados por la enérgica Dora.






Sheeta y Pazu pasarán por todo tipo de situaciones y aventuras para conseguir eludir a sus perseguidores, e irán descubriendo pistas sobre Lapuntu, el colgante y el papel de Sheeta en todo este asusto. Los enemigos son poderosos y llenos de recursos, y este par de muchachos tienen todas las de perder...

Menos mal que su gran valor y determinación no entran en los planes de sus enemigos, además los piratas de Dora no son tan malvados como el vil coronel y los giros del destino harán de ellos unos aliados formidables y muy divertidos.







Llena de personajes entrañables como el abuelo, los robots o los propios piratas; la película es una maravilla donde la imaginación, las sorprendentes aeronaves, las escenas emotivas y de acción se suceden sin parar. 

Por cierto quiero avisar que sí, la película tiene muchas escenas de acción, combates y lucha, lo que me ha valido la crítica de algunos padres a los que la he recomendado. Yo no termino de entenderlo muy bien, ya que son escenas de acción inocuas, no truculentas o desagradables y que dan mucho ritmo a la película, pero es cierto que vivimos tiempos donde parece prohibido que una película infantil tenga disparos.... debe ser que yo crecí viendo películas de piratas, del oeste y de caballeros y ellos no. Lo aviso para que no haya sorpresas luego. Por otra parte no puede ser más antibelicista como todo el cine de Miyazaki.










Los dibujos pertenecen a la vieja escuela nipona y conservan el estilo "heidi" y "Marco" de esa época... ni que decir tiene que son preciosos y están muy conseguidos, no me cansaré de repetir que están a años luz de los demás.

En conjunto queda una película muy entretenida, llena de situaciones divertidas y de aventuras. Algunos incluso consideran que es la mejor película de Miyazaki; tampoco es para tanto, pero desde luego muchos de los que la conocemos le guardamos un cariño especial por lo bien hecha que está y lo desconocida que es.

La recomiendo sin dudar, insistiendo en que a ser posible la encuentren con el doblaje original, ya que el lastre del nombre Laputa y el error de volverlo a poner en las nuevas versiones pueden echar atrás a cualquier padre. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada