16 de septiembre de 2012

Porco Rosso

Debería estar escaneando algún Cómic para hacer una entrada de "Lecturas" pero estoy muy vago, así que voy a tirar del baúl de imágenes que tengo guardadas y hacer otra entrada de cine de animación.

Si la semana pasada inaugurábamos la sección con una película del Maestro Satoshi Kon, hoy le toca el turno al que quizá sea el Gran Maestro dentro del anime, Hayao Miyazaki y su estudio Ghibli, responsables de una docena de películas fabulosas, de altísima calidad técnica y rodeada de valores y mensajes admirables.

Se podría decir que Miyazaki y el anime han crecido juntos, conoce el medio y lo ha visto evolucionar desde su inicio en los 60/70 colaborando en las series míticas como, Heidi, Marco o Ana de las tejas verdes. 

A partir de ahí comienzan sus películas en solitario, Nausicaa, Totoro... hasta culminar con las multipremiadas, La princesa Mononoke, El castillo errante de Howl y sobretodo El viaje de Chihiro (Spirited Away en ingles) que obtuvo finalmente el Oscar en 2005.


He elegido Porco Rosso, ya que a pesar de no ser la mejor de sus obras, es con la que entré en contacto con este autor, y desde luego que reúne todos los elementos que hacen tan peculiar y bonito el cine de este hombre. 

Miyazaki nos traslada a los elegantes años 20, a un precioso mar adriático, en una Italia en la que empieza a ascender el fascismo y en la que los románticos aviadores buscan trabajo tras la Gran Guerra bien como corsarios bien como cazarecompensas. Es una época en la que los hidroaviones son los reyes del aire.





Desde su plácido refugio, Porco Rosso, infatigable cazarecompensas con la peculiriadad de tener cara de cerdo tras un misterioso suceso durante la Guerra, mantiene el orden en la región socorriendo a quien le necesite, y le pague... que mantener el avión es muy caro.

Sus éxitos le granjean la envidia y odio de las bandas rivales que contratan a un piloto americano para derribarle. Mientras, Porco, irresistible galán de los lujosos salones y hoteles esconde una personalidad solitaria y desencantada por la perdida de tantos amigos y la maldición de su rostro.






La película esta llena de momentos de acción, humor, y también sentimientos de amistad y de amor imposible. 

Como siempre Miyazaki da mucha importancia a los personajes femeninos, dotándolos de grandes papeles que encarnan el tesón, la valentía y la determinación. Así tenemos a Gina, su amor imposible y a Fio, la joven que le inspirará, con su energía y decisión, nuevas fuerzas para continuar su romántica cruzada.



Toda la película transcurre entre preciosos escenarios de fondo, con las islas del adriático, y los campos y ciudades del Norte de Italia, unido a una Banda sonora de sobresaliente (de lo mejor de la película). Desde luego que hay que quitarse el sombrero ante la forma de realizar películas de estos nipones, están a años luz del resto.





La película se desinfla un poco al final, con un cierre un poco fácil, optando por un giro hacia lo infantil, con peleas y carreras, bajando en intensidad emotiva y perdiendo por tanto la oportunidad de un final mas profundo y sugerente, como después conseguirá con sus grandes obras.

Destacar por supuesto el fantástico dibujo, que aún conserva el estilo Heidi, tan bonito y suave, y la animación, con unas escenas aéreas que son una pasada. Ya he mencionado la calidad de la banda sonora, y finalmente otro aspecto notable es el humor que suelen rezumar las cintas de este hombre, en este caso con unos entrañables piratas del aire a los que es imposible no coger cariño. 


Y por supuesto el valor de la amistad y la honradez por encima de todo.


En conjunto una joya que flaquea un poco al final, pero que sin duda vale la pena. En España se estrenó en 1992, cuando apenas empezaba a reconocerse este genero, y pasó bastante desapercibida, a pesar de las buenas criticas que obtuvo. 

Hoy en día es muy valorada por los que han tenido el gusto de verla, y tengo que decir que he leído que Miyazaki está trabajando en una segunda parte (ambientada en la España de la Guerra Civil, toma ya!!! espero que no sea solo un rumor).  Dejo un enlace aquí a un mini trailer bonito que he visto.

Ojala volvemos a ver volar a Porco y Fio, esa pareja invencible.






5 comentarios:

  1. Poco más se puede añadir a lo que has dicho. Es una maravilla de película, que además trata de forma romántica el tema de la aviación. A mi si que me gusta el final, la verdad, con esa multitudinaria congregación en el islote. ¡A ver si esa continuación sale adelante!

    ResponderEliminar
  2. Es un gran placer sentarse comodamente y disfrutar de una película de Miyazaki. Porco Rosso no la he visto pero ya he tomado buena nota al respecto. Magnífica información...gracias.

    ResponderEliminar
  3. Mister Schmidt, desde luego que ésta no te la debes perder...

    Gas, el tema del final es como todo cuestión de gustos, simplemente que de un nivel casi de 10 de repente empieza a bajar la tensión dramática que le estaba quedando genial... Yo creo que por el eterno asunto de que durante mucho mucho tiempo (aún persiste) se estableció la idea de que "dibujos animados = Niños pequeños, como en el Cómic vamos. Por eso empieza a soltar tensión sentimental y pasar a escenas de humor y acción. Ya te digo que son matices personales.

    ResponderEliminar
  4. Sí, en eso tienes razón. Es el mismo motivo por el que desde hace tiempo el cómic dirigido a adultos suele mostrar escenas eróticas subidas de tono para desmarcarse del cómic infantil. Pero aun habrá quien, al verlo, dirá: "¡Pero cómo dibujan semejantes cosas para los niños!", ja ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja. Lo has clavado!!! Ay que mundo!!

      Eliminar